SoyArmenio -Noticias de Armenia y del Cáucaso- Año 3 2014

El arte de la caligrafía: el trazo en el estado más puro de las formas. Por Rubén Malayan

El siguiente es un artículo publicado en Asbarez and Armenian Weekly el año pasado. Decidimos que debía ser traducido por la riqueza de sus axiomas y el llamado que realiza el autor a las nuevas generaciones para que no abandonen la caligrafía del idioma armenio. Esperamos sea valorado por los lectores, ya que es una traducción exclusiva de SoyArmenio.com.ar

Caligrafía (en griego: kalligraphía, letra clara): el arte de la escritura bella y legible nacida para codificar y decodificar el habla en una forma visual.

Hace dos años, recibí una petición del director de la "Enciclopedia Mundial de Caligrafía" para contribuir a una próxima edición con muestras de la escritura armenia.
Me dijeron que necesitaban los cuatro trazos principales ejecutados con la secuencia de golpes (la dirección de la escritura). Durante más de tres meses, me pasaba las noches dibujando letras, excavando todo lo que pude encontrar en mi biblioteca, sólo para descubrir que la caligrafía como disciplina era algo difícil de encontrar en el rico legado de la cultura armenia. ¿Cómo puede ser, me pregunté a mí mismo, que tenemos tan poco escrito sobre ella? Tenemos estudios de paleografía (la ciencia de la escritura), pero prácticamente nada en caligrafía (el arte de escribir).


Alfabeto armenio Erkatagir
¿Por qué la caligrafía como una forma de arte no evolucionó en la tradición cultural de Armenia? ¿Fue porque, en el momento de la creación de nuestro alfabeto, el arte de la escritura tenía un propósito muy práctico? ¿Por qué permanecer confinado a los límites del arte manuscrito durante siglos? Una parte dominante de la cultura medieval occidental y un estilo de vida en el Lejano Oriente (los japoneses toman la caligrafía como asignatura obligatoria en las escuelas), la caligrafía en la tradición armenia es sin duda una de las áreas menos exploradas y estudiadas. ¿Que era, pues, diferente en nosotros?
El material al que tenía acceso sólo rasguñado la superficie. Pero una fuente de información fue cercana y accesible: la Biblioteca Gulbenkian en el barrio armenio de la Ciudad Vieja de Jerusalén. Miles de libros impresos en la biblioteca y algunos manuscritos muy bellos son tristemente encerrados allí en la capilla de Etchmiadzin.



Nunca los había visto, y la posibilidad de que se me permitiera estar cerca de ellos, estaba en penumbra. Sí, es una realidad muy complicada y no somos campeones cuando se trata de compartir nuestro propio legado, incluso entre sí. Así que me volví mis ojos a los Matenadaran en Armenia. Curiosamente, lo que estaba buscando no estaba en el Matenadaran pero en la literatura y en el Museo de Arte. Me enteré de que la caligrafía como tema era parte de nuestra educación clásica antes del genocidio, y que muy pocos libros habían sobrevivido. Se publicaron en Nor Nakhijevan (1870), en Venecia (1834) y, en Tiflis (1884).
La escritura es un arte hermoso. No hay duda en mi acerca de eso. Y tal vez la razón por la que tienen dificultades con el conjunto contemporánea de letras del armenio, se debe a que no hemos construido nuestra práctica actual con lo que se había conocido y olvidado.

Yo estaba profundamente convencido de que nuestras letras eran para algo más que comunicar las palabras escritas. Su complejidad y simplicidad son desconcertantes. Sus orígenes son oscuros, a pesar del consenso ampliamente aceptado sobre el origen de la mayoría de las letras; los descubrimientos interesantes todavía se están haciendo y todo puede cambiar durante la noche.
El descubrimiento de los papiros greco armenio es un buen ejemplo de ello. Es el ejemplo más antiguo sobreviviente de la escritura armenia. No hay papiro conocido que tenga caracteres armenios. Fechado alrededor del siglo 6, está escrito en griego con letras armenias. Pero, ¿qué letras? Es evidente que no la Mesropean Erkata'gir. Se creía que este tipo de escritura no se utilizó antes del siglo 11.
Por lo tanto, la cuestión de la evolución lineal de escritura Armenia está abierto a debate y es lógico suponer que la falta de pruebas de la pronta utilización de Bolor'gir, Notr’gir y las letras transitorias sean explicadas por implacables circunstancias históricas: más de 10.000 manuscritos fueron quemadas por los turcos selyúcidas en 1070, tras un asedio de 40 años a la capital Kapan en la provincia Siunik del reino armenio de Bagratuni.


Notas de música armenia
Cuando comenzó a examinar los sistemas de escritura antes de la creación del alfabeto armenio, lo que llamó mi atención fue la antigua escritura demótica egipcia, debido a la estrecha semejanza de algunos de los caracteres del Armenio Bolor'gir.
Sabía que durante su investigación, Mesrob Mashdots había visitado Alejandría, Egipto, donde la escritura demótica todavía estaba en uso dos siglos antes de su llegada, exclusivamente para los textos religiosos. El propósito inmediato de inventar un alfabeto fue la traducción de la Biblia al armenio. Es bastante lógico, entonces, suponer que Mashdots debería haber visto ejemplos de la escritura demótica, pero ¿qué le hizo hacer uso de ellos?
Lo que está claro es que Mashdots tenía la intención de orientar a los armenios hacia el oeste, por lo que la estética de los angulares Erkata'gir parecen elegantes inscripciones griegas y romanas, con letras grandes, erguidas y claramente separados.

Como un guión es señalado, no escrito, y no es adecuado para una correspondencia rápida, ya que toma mucho espacio. Sería muy improbable que un hombre con esos profundos conocimientos como Mashdots se limitara a crear un solo tipo de escritura, lo que lo convertiría, puedo decir, en una decisión muy poco práctica.
Las letras armenias revelan un complejo sistema de pensamiento en el momento de su creación en el siglo 5. Interrelacionados con las matemáticas, la metafísica y la filosofía, nuestro alfabeto sigue siendo un enigma.
Muchas preguntas siguen sin respuesta, pero al llamar la atención a estos rompecabezas históricos, se pueden crear las condiciones para su ulterior investigación y análisis de nuestro profundo patrimonio cultural.

Metafísica y filosofía de la forma de la letra
Cuando consideramos las cartas, nos encontramos con sus patrones en nuestra memoria. Visualizamos su estilo. Es muy similar a una melodía musical, que de forma natural se limita a declarar una respuesta emocional en nosotros, donde todos los elementos juegan un papel: el ritmo, la composición, el equilibrio, etc.
Una hoja escrita a mano tiene una individualidad y una carga mayor de energía que una impresa. Un bello escrito siempre significa una ilustración y expresión individual de pensamientos, de emociones, sentimientos y opiniones estéticas.
En cierta medida, la lógica es un arte devastador y donde la lógica comienza, el arte llega a su fin. Arte y caligrafía, en particular, es una categoría de características metafísicas y cualquier detallada explicación nos impide comprender la esencia de una pregunta. Es posible que sólo el análisis retrospectivo de la caligrafía pueda cumplir con la lógica.

Técnica
El arte de la caligrafía debería ser tan puro y libre de errores, como la realización de arte musical, en la que un error no se puede corregir porque ya se ha producido; la única forma de evitar que esa obra maestra esté libre de errores, es la constante formación y la experiencia.
La belleza de este oficio radica en la composición, de la acumulación, diferentes repeticiones, capas, rítmicas entrelazamiento, interacciones de grandes y pequeñas escalas de formas, uso de acabado superficial, la naturaleza de tempo, velocidad y los movimientos de la forma, y la continuidad de la improvisación del autor.
Se fomenta el sentido de líneas, formas, textura, espacio y ritmo. Por otra parte, exige una considerable cantidad de esfuerzo interior, pero los resultados, ese cultivo de cualidades como  la diligencia, precisión, paciencia, atención y moderación, son insustituibles.
Las clases regulares con una pluma y pincel caligráfico ayudan para hacer frente a la pereza y a desarrollar una ojo rápido, la capacidad de concentración y pensar lógicamente. Y esto, a su vez, contribuye enormemente al desarrollo artístico del pensamiento y de su imaginación.



Una de las áreas más importantes de la caligrafía es la nitidez de las terminaciones. En caso de duda, las pinceladas pierden su brillo. Durante la práctica de la caligrafía, hay que estar concentrados en cada trazo de que todos los pensamientos sobre el trabajo desaparezcan de la mente, ayudando a lograr un estado saludable del espíritu. La acción de dibujar un trazo en pincel demanda confianza. Cuando otros pensamientos ocupan su mente, esa línea perfecta es inalcanzable.
La caligrafía es la matriz de las letras, su lugar de origen, el lugar donde los personajes nuevos se desarrollan. La lucha por la expresividad emocional y gráfica de un signo era típico de la tradición antigua de la escritura.


Importancia de la tradición de la escritura en la edad post-moderna
Los antiguos reconocieron la importancia de la caligrafía en la formación y en el desarrollo de la personalidad humana. Una letra y una palabra están estrechamente relacionadas entre sí, y cada letra es significativa, es la melodía de una línea, la fuerza de presión de la pluma, la longitud de un derrame cerebral. Escribir las letras y estimular la percepción de la composición gráfica.
Absorbida por los logros científicos y técnicos de la era del ordenador, de alguna manera hemos perdido y olvidado algo importante, que es inherente a todos nosotros y que jugó un papel importante en nuestra evolución: la forma gráfica del lenguaje.
El debate sobre qué fue primero, si la palabra verbal o el gráfico, todavía no esta terminado. Este fenómeno siempre ha sido de una naturaleza dual: ¿Qué es la palabra, es la escritura o el significado?. Por ejemplo, cuando en la escuela, temas tales como retórica fueron eliminados de los programas de estudios, la caligrafía desapareció poco después. Poco a poco, entonces, el significado de la palabra y el pensamiento se devaluó.
La aparición del bolígrafo en 1968 mató al resto de la cultura de las letras, y llevado a la sociedad moderna a una “disgrafía” total (una deficiencia en la capacidad de escribir).
Hoy los niños escriben en cualquier caso, celebran letras como quieren. Como resultado, tienen un stock pobre de palabras y tienen dificultades para expresar correctamente pensamientos e ideas tanto en forma oral como escrita. El bolígrafo no sólo dificulta los movimientos de los músculos de la mano, sino que también frena el proceso de pensamiento y de imaginación. No es de extrañar que año tras año, el nivel de los estudiantes universitarios se deteriore.  Es más y más difícil encontrar estudiantes que sea capaces de realizar trabajo creativo.
Fisiólogos y maestros del siglo 19 dieron cuenta de que la caligrafía ha influido positivamente en los órganos sensoriales de la persona, desarrollando y fortaleciendo su carácter.  Ellos creían que "La caligrafía es una medicina y que capacita cerebros y almas". Investigaciones a largo plazo en el desarrollo de métodos para preparar especialistas han demostrado que la caligrafía es la manera más efectiva para alcanzar estos objetivos, ya que amplía la amplia gama de las peculiaridades psicofísicas de un estudiante. De hecho, abierta o encubiertamente, la caligrafía interactúa con otras disciplinas durante el período educativo.


Conclusión
Creo que debemos utilizar todos los medios disponibles para reactivar nuestra tradición caligráfica.  La abundancia de talento sin cultivo ni tradición no permitirán que nuestros hijos no realicen plenamente su potencial artístico.
El primitivismo y el funcionalismo han mutilado la cultura de la comunicación, negando al escrito gráfico la oportunidad de mejorarse artísticamente, y a la persona, mejorase espiritualmente, por el sencillo medio de usar papel, tinta, y pluma estilográfica o pincel.
El arte de la escritura bella es el vínculo con nuestro pasado, y dada la atención que merece, puede ayudar a dar forma a nuestro futuro como una nación de rico patrimonio artístico.


Sobre el Autor
Rubén Malaya (1971) es un artista, fotógrafo y director de arte nacido en Armenia que vive en Tel Aviv, Israel.


Graduado de la Escuela de Arte Terlemezian (pintura) y del Instituto Estatal de Bellas Artes (gráficos) en Yerevan, Armenia.
Director de arte distinguido con una rica historia del diseño gráfico y de producción televisiva, su carrera abarca más de 15 años e incluye una amplia experiencia en prácticamente todos los tipos de producción de los medios, incluyendo la animación de difusión y trabajo de cámara.
Realizó exposiciones de arte a nivel local y en el extranjero. En los últimos años, Rubén ha estado trabajando en un libro ("El arte de la caligrafía de Armenia/ L'Art Calligraphique Armènienne") que se centra en la evolución de la tradición caligráfica y colocándolo en un escenario en el que puede ser estudiado como una organización independiente como forma de arte.
Está siendo diseñado para servir como fuente de referencia e inspiración para cualquiera que esté interesado en este tema y para iluminar su futuro, ofreciendo ejemplos inspiradores de trabajo caligráfico contemporáneo.
Recientemente (septiembre de 2010) ha dado conferencias sobre el arte de la caligrafía en Ereván, Armenia.
Los trabajos de Rubén han sido publicados en varios libros y revistas en Israel, Armenia, EE.UU., Países Bajos y Francia. Su trabajo como director de arte ha recibido de la crítica reconocimiento por sus efectos visuales y por la industria de radiodifusión.
Share on Google Plus

Acerca de Klaus Lange

Periodista/ Director de "SoyArmenio.com", el primer sitio de noticias exclusivo sobre Armenia y el Cáucaso Sur en español. Toda la actualidad en @yosoyarmenio y en https://www.facebook.com/soyarmenio
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios :

  1. Que significado tiene exactamente la imagen con una circunferencia de simbolos?

    Gracias.

    ResponderEliminar