Porqué los Judíos necesidad reconocer el genocidio armenio de una vez por todas. Por Jordan Kutzik

Imagínese que está caminando en Manhattan unos días antes del día conmemorativo del Holocausto y ve como cinco aviones muestran una panca...


Imagínese que está caminando en Manhattan unos días antes del día conmemorativo del Holocausto y ve como cinco aviones muestran una pancarta, en letras enormes, que el Holocausto fue un engaño.

¿Cómo se sentiría?

Imagine que luego se da cuenta de que un anuncio a toda página en el Washington Post había estado el mismo día explicando que, aunque algunos judíos fueron asesinados durante la Segunda Guerra Mundial, el Holocausto nunca había ocurrido. Imagínese si ese anuncio, dirigido a los lectores de un sitio web, se les dice que esos mismos judíos fueron los responsables de su propia muerte.

¿Cómo reaccionaría la comunidad judía estadounidense?

E imagine que un enorme cartel con el mismo anuncio fuera erigido en Times Square, poco antes de que decenas de miles de judíos fueran convocados para reunirse allí para conmemorar la Kristallnacht (Noche de los cristales rotos).

¿A quién acudiría? ¿Todavía se sentiría seguro viviendo en Nueva York?

Para la comunidad armenia de Nueva York, esto no es, por desgracia, sólo una situación hipotética. El 20 de abril, pocos días antes del 101 aniversario del inicio del genocidio armenio, cinco aviones realmente extendieron una pancarta sobre el río Hudson que el genocidio armenio es un "Geno-mentira." Un anuncio de página completa se mostró realmente en el Washington Post explicando que, si bien algunos armenios fueron asesinados durante la Primera Guerra Mundial, nunca hubo un genocidio en contra de ellos, y el mismo anuncio dirigido a los lectores de una página web explicaba que los armenios eran responsables de su propia muerte. 

Cuando decenas de miles de armenios estadounidenses se reunieron en Times Square para recordar la detención masiva del 24 de abril de 1915 y posterior ejecución de 250 intelectuales armenios, considerado como el primer indicio del genocidio, los asistentes realmente fueron confrontados por una cartelería enorme que negaba la matanza.

A pesar de los intentos de grupos que intentan aparentar lo contrario, la veracidad histórica del genocidio armenio no está en debate. Entre 1915 y 1923, el Gobierno turco asesinó sistemáticamente y con un propósito unos 1,5 millones de armenios en una plétora de formas horribles. Como atestigua cientos de artículos tan sólo en el New York Times, el ejército turco asaltó miles de aldeas e inmediatamente mató a los hombres jóvenes y obligó a los supervivientes armenias, mujeres, niños y ancianos, a marchar a la muerte en el desierto de Siria. 

Durante estas marchas los soldados turcos violaron jóvenes y niñas armenias por miles y dispararon a morir a la gente al azar. Según varias fuentes diplomáticas contemporáneas, el gran río Eufrates quedó repleto de decenas de miles de cadáveres.

En un presagio inquietante del Holocausto judío, miles de armenios fueron comprimidos en coches del tren, llenándolos de gente que marcharon a su muerte. Muchos de los que alcanzaron el desierto de Siria, ya sea por tren o después de haber sobrevivido a las caravanas de la muerte, fueron recluidos en campos de concentración, donde rápidamente murieron deshidratados. En otros lugares, los niños fueron asesinados con sobredosis de morfina. En algunos casos los turcos ejecutaban grandes grupos de niños armenios al encerrarlos en las escuelas y liberándoles un gas tóxico.

Informes de prensa contemporáneos explican en notable detalle que las matanzas no eran acciones aleatorias del mal comportamiento de los soldados, sino el resultado de un plan claro e intencional del gobierno turco. Como explica un artículo que se publicó en The New York Times el 7 de octubre de 1915 titulado "800.000 armenios contados destruidos", relataba como el vizconde Bryce, un diputado británico que previamente había servido como Embajador del Reino Unido a Estados Unidos, testificaba ante el Parlamento que "la muerte de estas personas resultó de la política deliberada y premeditada de la banda que ahora está en posesión del Gobierno turco. Las ordenes de las masacres vinieron en cada caso directamente desde Constantinopla"

En el mismo artículo se informaba de que casi toda la población armenia, en grandes franjas del Imperio Otomano, ya había muerto. Otros artículos contemporáneos describieron con precisión los acontecimientos como una "política de exterminio contra el indefenso pueblo" y una "campaña de exterminio de la raza". No es de extrañar, por lo tanto, que el experto legal judío polaco Raphael Lemkin tuvo la catástrofe armenia en mente, junto con el exterminio de su propia familia en el Holocausto, cuando acuñó el término "genocidio" en 1943.

La comunidad armenio-estadounidense protestó enérgicamente contra la campaña por "el control de los hechos armenios" que niega la veracidad histórica de los asesinatos de sus familias.

Desafortunadamente, la comunidad judía estadounidense apenas respondió a ella. Una de las razones de por qué el Gobierno turco hoy en día niega totalmente que los fundadores de su país cometieron un crimen contra la humanidad, es porque Turquía desempeña un papel clave en la política del Medio Oriente, donde muchos políticos y organizaciones, incluyendo los judíos americanos, tienen miedos de ofender.

El presidente Barack Obama es un buen ejemplo. A pesar del hecho de que 44 Estados americanos reconocen el genocidio armenio, el gobierno federal evita cuidadosamente usar la palabra "G" por temor a que Turquía podría castigar a los EE.UU. dejando de cooperar con el Ejército de Estados Unidos.

En 2007, cuando el Congreso de Estados Unidos no logró aprobar un proyecto de ley que reconociera el genocidio armenio, el entonces senador Obama criticó a sus colegas por votar en contra de la propuesta. En enero de 2008, Obama criticó duramente la decisión del Departamento de Estado por "liberar" de sus funciones al embajador de Estados Unidos en Armenia John Marshall Evans, supuestamente por haber descrito las acciones de Turquía durante la I Guerra Mundial como genocidio. Obama prometió en ese momento que, si era elegido presidente, él siempre declararía abiertamente que el gobierno turco había cometido genocidio contra sus ciudadanos armenios. A pesar de sus promesas, sin embargo, el presidente Obama evitó meticulosamente usar la palabra G en las declaraciones oficiales.

Del mismo modo, Abe Foxman, el ex director nacional de la Liga Antidifamación, desencadenó una tormenta de controversia en 2007 cuando instó al Congreso a no reconocer el genocidio armenio. Andrew Tarsy, el director de la sucursal de Nueva Inglaterra de la ADL, fue despedido después de que él dijo a Foxman por teléfono que él sentía que la posición de la organización era "moralmente indefendible". (Fue contratado de nuevo poco después) La ADL a continuación, dio a conocer un cobarde comunicado de prensa explicando que los acontecimientos en Turquía durante la Primera Guerra Mundial eran "equivalente al genocidio", pero que el esfuerzo del Congreso para reconocer oficialmente el genocidio armenio era un "desvío contraproducente" que potencialmente podría poner en peligro a la comunidad judía turca y la relación de Israel con Turquía.

Siete años más tarde, Foxman y la ADL reconocieron formalmente el genocidio armenio. Casi al mismo tiempo, el Comité Judío Americano también cambió su posición. Ellos, junto con una media docena de prominentes organizaciones judías - incluyendo la Unión para la Reforma del Judaísmo, la Organización Sionista de América y, más recientemente, en 2015, el Consejo Judío de Asuntos Públicos - reconocieron ahora que la persecución de los armenios de Turquía como genocidio. Y apenas la semana pasada, el director nacional actual de la ADL y CEO Jonathan Greenblatt liberó una declaración reconociendo inequívocamente los eventos de la Primera Guerra Mundial como genocidio y diciendo que la ADL apoyará el reconocimiento norteamericano del genocidio. 

Esto está lejos de ser suficiente, sin embargo; la gran mayoría de las organizaciones judías estadounidenses aún no tienen una política firme sobre el tema.

Los últimos intentos descarados de negar la historia dejan vívidamente claro de porqué la comunidad judía debe adoptar una postura unida en el reconocimiento del genocidio armenio y el fomento de los gobiernos de EEUU e Israel para hacerlo. 

Nosotros, los judíos, quizás más que cualquier otro pueblo en el mundo, sabe lo que significa sufrir genocidio y lo que se siente cuando la gente tiene el descaro de negarlo. Además del hecho de que es nuestro imperativo moral de hacerlo, también hay mucho que podemos aprender de los armenios si expresamos nuestra solidaridad con ellos y trabajamos juntos para luchar contra la negación de su genocidio. Ya que son un pueblo que experimentaron genocidio una generación antes de que los judíos, podemos aprender mucho de ellos sobre cómo recordar correctamente y conmemorar una tragedia cuando apenas hay supervivientes. Sería también, por supuesto, de gran utilidad tener otro pueblo muy afín en la lucha contra la negación del Holocausto.

Más importante, sin embargo, es el hecho de permanecer callados cuando los gobiernos niegan la veracidad de un genocidio puede que anime a otros que pretenden cometer atrocidades similares. Como muestra en las notas del Museo Memorial al Holocausto en los Estados Unidos, Adolf Hitler incitaba a sus generales antes de la invasión Nazi a Polonia preguntando “quién, después de todo, ¿habla hoy del exterminio de los armenios?"

Este artículo fue publicado el 8 de mayo el año 2016 en Yiddish Forward. Traducido al español por Klaus Lange Hazarian.

COMMENTS

Nombre

a Abjasia ACNUR adb Adjaria adl AECOM AEUP afganistan aja Al Jazeera al nusra Al Qaeda alaska Alemania Amnistía Internacional ANCA Anonymous Arabia Saudita Argelia Argentina armenia Artsaj asala asimder Asiria australia austria Azerbaijan Bahrein Banco Mundial Baréin barrein BAsD bei belgica benin berd Bielorrusia birf bolivia bosnia bp brasil BRICS brunei bsec Bulgaria cachemira camboya camerun CAN Canada cceag CEDH ceea CEI Chile China Chipre CIBJO ciencia cilicia cine circasia cis cmi CNA cnn coi Colombia congo COPUOS corcega corea Costa de marfil CPI crimea croacia cuba cultura deportes Dersim diaspora Dilijan Dinamarca diplomacia Diyarbakir Djavajk Donbas Donetsk dubai eaeu echr ecologia economia ECRI Ecuador EDB educacion eec eees Egipto eib EICC Emiratos Arabes Unidos energia escandinavia escocia eslovaquia Eslovenia España Estados Unidos Estonia etiopia eufoa EurAsEC Eurimages Eurocontrol Eurodissea Euronest Europa eurovision fao FFWA FH fia FIDA fide fidh fifa filipinas finlandia firw fmi forbes Francia freedom house g20 g8 gallup gen genocidio Georgia Ghana gitanos global google granada Grecia Greenpeace guatemala Hamshen Hawai hazarian helsinki Hezbollah historia Holanda HOM honduras hrw hungria HWR iags ICG ICRANet ICRC IDEA iea IFAD ifc INCSR India indonesia informes Inglaterra INSARAG interpol iran Iraq irlanda ISIS islandia Israel Italia Japon Javakhk jcpa Jerusalen Jordania Kazajstan KFAED Kirguistán Kirguizistan klo kopto Kosovo kurdos Kuwait laz Letonia leyendas lezgian Lezgin lgbt Libano Libia Liga Arabe Lituania Lugansk luxemburgo macao macedonia maldivas mali malta Marruecos mercer mercosur mesjeti mexico mody moldavia mongolia Najichevan nasa nepal nicaragua nigeria NOAL noruega OACDH ocde ocemn oci OCS oea OIEA oif OIV oman omc OMT ONU ONUDD OPAQ OPEP opinion osc osce Osetia del Sur OTAN OTSC Oxfam pace PACI Pakistan Palestina panama paquistan paraguay parlatino persia Peru pjak PKK pnud politica Polonia ponto Portugal prensa qatar racismo RCA religion Republica Checa rsf Ruanda rum Rumania Rusia salud Samtskhe SCO seguridad Serbia sevan Shushí Singapur Siria socar sociedad somalia Sri Lanka Sudan Sudan del Sur Suecia suiza TABDC taiwan talysh Tartaros Tayikistan TCA tedh Transnistria tunez turismo Turkmenistan Turquia tuvalu UA Ucrania UEAPME UEE UEFA UGAB uit ultimo unasur Unesco unfpa unicef Union Aduanera Union Africana unisef UNOPS UNPO Uruguay usaid Uzbekistan Vaticano venezuela vietnam WCC WCIT wfp Wikileaks Wikimedia wpf wri wsj WWF yazidi Yemen yepp yezidi Yibuti ysu yugoslavia zazas
false
ltr
item
Soy Armenio - Noticias de Armenia y del Cáucaso: Porqué los Judíos necesidad reconocer el genocidio armenio de una vez por todas. Por Jordan Kutzik
Porqué los Judíos necesidad reconocer el genocidio armenio de una vez por todas. Por Jordan Kutzik
https://4.bp.blogspot.com/-rSag1BmMqAw/VjDa073MIXI/AAAAAAAAJxk/VmRszUpK7PQEalBOcrl_ahy370Tw4ckIw/s640/Israel-2.jpg
https://4.bp.blogspot.com/-rSag1BmMqAw/VjDa073MIXI/AAAAAAAAJxk/VmRszUpK7PQEalBOcrl_ahy370Tw4ckIw/s72-c/Israel-2.jpg
Soy Armenio - Noticias de Armenia y del Cáucaso
http://www.soyarmenio.com.ar/2016/07/porque-los-judios-necesidad-reconocer.html
http://www.soyarmenio.com.ar/
http://www.soyarmenio.com.ar/
http://www.soyarmenio.com.ar/2016/07/porque-los-judios-necesidad-reconocer.html
true
9097337609424182326
UTF-8
Not found any posts VIEW ALL Readmore Reply Cancel reply Delete By Home PAGES POSTS View All RECOMMENDED FOR YOU LABEL ARCHIVE SEARCH ALL POSTS Not found any post match with your request Back Home Sunday Monday Tuesday Wednesday Thursday Friday Saturday Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat January February March April May June July August September October November December Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec just now 1 minute ago $$1$$ minutes ago 1 hour ago $$1$$ hours ago Yesterday $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago more than 5 weeks ago Followers Follow CONTENIDO PREMIUM Para continuar leyendo este artículo, tiene antes que compartirlo para desbloquearlo Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy